Conoce los tipos de pruebas disponibles para el diagnóstico de la COVID-19

Conoce los tipos de pruebas disponibles para el diagnóstico de la COVID-19

Asociación Española de Pedriatría, Sapos y Princesas, El Mundo, 5/11/2020

En estos momentos, se dispone de dos tipos de pruebas para el diagnóstico de la infección por coronavirus SARS CoV-2. Unas intentan demostrar la presencia del nuevo coronavirus, como la PCR y las pruebas de detección antigénica. Otras buscan saber si el cuerpo humano ha producido anticuerpos contra dicho virus. Sin embargo, ninguna de ellas tiene una exactitud del 100 %.

Todos hemos escuchado hablar de la PCR y de otros tipos de pruebas e, incluso, puede que nos hayamos hecho alguna. Pero, ¿sabemos en qué consisten exactamente? A continuación te explicamos en qué consiste cada prueba y cómo se interpretan los resultados.


1. La PCR

PCR son las siglas en inglés de “Reacción en Cadena de la Polimerasa”. Lo que se trata de detectar con la PCR es la presencia del material genético de un agente infeccioso, en este caso RNA (ácido ribonucleico) del SARS CoV-2. Es una técnica diagnóstica que se utiliza desde hace años para diagnosticar enfermedades infecciosas.

Para hacer la PCR, el personal de laboratorio tiene que estar entrenado. Sin embargo, los laboratorios han perfeccionado la técnica y cada vez es más sencilla y rápida, pudiendo proporcionar los resultados en tan solo unas horas.

Cuando estamos enfermos de COVID-19, el virus está en la garganta y en la parte posterior de las fosas nasales. Por eso, la muestra hay que obtenerla metiendo un bastoncillo por la boca y la nariz hasta llegar hasta esa zona. Es una prueba sin riesgos para el paciente, aunque puede resultar algo molesta. En los pacientes intubados, las muestras se pueden obtener de los bronquios.

¿Cómo se interpretan los resultados de una PCR?

El resultado es positivo si el análisis de la muestra respiratoria obtenida demuestra la presencia de ARN del virus. De esta manera, confirma que el paciente está infectado por SARS CoV-2.

Si la PCR no detecta el material genético del virus, el resultado es negativo. En este caso, en general, se asume que la persona no está infectada. A veces, el resultado de la PCR es negativo durante los primeros días de la COVID-19. Esto es así porque hay pocos virus y poco material genético en la garganta. Por eso, cuando la prueba es negativa, si el paciente sigue con síntomas muy sospechosos, el médico puede decidir repetir la prueba.

pruebas covid-19
PCR son las siglas en inglés de “Reacción en Cadena de la Polimerasa” | Fuente: Canva

2. Prueba de detección rápida de antígenos

En este caso, se busca la presencia de algunas de las proteínas (antígenos) del virus SARS CoV-2 mediante una reacción química. Es una técnica rápida que proporciona el resultado en 15 minutos.

Al igual que para la PCR, se necesita una muestra nasofaríngea. Una vez obtenida, hay que meter el bastoncillo en un tubo con un líquido y mezclarlo bien. Posteriormente, se echan unas gotas de esta dilución en un dispositivo con una tira absorbente impregnada de un reactivo. El método es muy similar al utilizado para la prueba del embarazo. Según aparezcan unas líneas de colores o no, el resultado será positivo o negativo.

¿Cómo se interpretan los resultados de la prueba de detección rápida de antígenos?

Los criterios de interpretación son iguales que los que hemos comentado para la PCR.

pruebas covid-19
La prueba de detección rápida de antígenos busca la presencia de algunas de las proteínas del virus SARS CoV-2 | Fuente: Canva

3. Prueba de anticuerpos

Lo que buscan estas pruebas es la presencia en la sangre de anticuerpos contra el virus. El sistema inmunitario, nuestras defensas, produce estos anticuerpos, llamados inmunoglobulinas, para combatir y eliminar el virus. Pueden ser de dos tipos:

  • Inmunoglobulina M (IgM). Es la primera línea de defensa del organismo contra las infecciones. Aparece pronto, coincidiendo con la enfermedad, pero dura poco tiempo.
  • Inmunoglobulina G (IgG). Aparece después que la IgM y perdura más en el tiempo. Estaría protegiendo, teóricamente, al paciente frente a reinfecciones por el SARS CoV-2. Todavía no se sabe con seguridad cuánto dura la IgG en la sangre y el grado de protección que proporciona. Tampoco se sabe si los enfermos que han perdido sus anticuerpos están protegidos por la inmunidad celular, otro componente de las defensas del organismo contra las infecciones.

Si el análisis de sangre demuestra la presencia de anticuerpos, el paciente ha estado infectado por el SARS CoV-2.

pruebas covid-19
Este tipo de pruebas buscan la presencia en la sangre de anticuerpos contra el virus | Fuente: Canva

En la actualidad, disponemos de dos tipos de pruebas para determinar si existen anticuerpos del virus en nuestro organismo:

  • Pruebas rápidas

Para realizarlas se necesitan unas gotas de sangre que, generalmente, se obtienen mediante un pinchazo en un dedo con una lanceta. Se utiliza un dispositivo parecido al de las pruebas de embarazo. Algunas dan un resultado global, sin diferenciar entre IgM e IgG. Otras proporcionan dos resultados, uno para la IgM y otro para la IgG. Se pueden hacer en la consulta sin necesidad de ser enviadas al laboratorio. Se llaman rápidas porque el resultado está disponible en 10 minutos, aproximadamente.

  • Serología

Esta prueba se hace a partir de una muestra obtenida mediante una extracción sanguínea con aguja y jeringuilla, que se manda a laboratorio. Se utilizan técnicas llamadas de inmunoensayo: ELISA (ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas) y CLIA (quimioluminiscencia). El resultado tarda más, entre 24 y 48 horas, pero es más fiable que las pruebas rápidas.

Leave a reply