Dicopt, la realidad virtual aplicada al tratamiento del ojo vago en los niños

Estimulación del ojo vago con Dicopt

Sapos y Princesas, El Mundo, 12/03/2021

Consistente en la reducción de la visión en uno de los ojos, la ambliopía u ojo vago suele desarrollarse desde el momento del nacimiento hasta los 7 años de edad. Viene motivada, como informan los expertos de la Clínica Mayo, por un desarrollo visual anormal durante la mencionada etapa inicial de la vida, que implica a menudo el movimiento lateral involuntario del globo ocular afectado. Para tratar tal fenómeno se penaliza la visión del órgano sano y se estimula la del afectado, una tarea a la que pueden ayudar dispositivos de realidad virtual como Dicopt, cuya salida a la luz ha sido recientemente aprobada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Pero, antes de nada, ahondemos en los motivos específicos que dan lugar a esta dolencia y en las pistas que pueden alertarnos de su aparición desde etapas tempranas.

Desequilibrios musculares y refractivos, motivos de aparición del ojo vago

El curso del proceso, explica la Asociación Española de Pediatríase produce por una falta de estimulación visual adecuada durante los primeros años de vida. Si un ojo envía imágenes de mala calidad al cerebro, éste tiende a terminar ignorándolas, llegando a generar cambios en las estructuras de nuestra masa gris que pueden convertirse en irreversibles si la situación se prolonga mucho tiempo.

Desde la Clínica Mayo señalan como posible desencadenante de la afección cualquier cosa que empañe la visión de un niño o haga que los movimientos de sus esferas oculares se crucen o se desvíen hacia fuera. Escenarios que habitualmente vienen motivados por dos clases de desequilibrios:

  • Muscular, causado por estrabismo y caracterizado por el movimiento asimétrico de los ojos hacia un lado u otro que impide que estos trabajen juntos satisfactoriamente.
  • Refractivo, con origen en la diferencia de agudeza visual entre los dos órganos producida por hipermetropía o, menos frecuentemente, por miopía o astigmatismo.
    Detección temprana de los problemas ocularesEs esencial detectar los problemas de visión lo antes posible | Fuente: Piqsels

¿Cómo podemos detectarlo en nuestros hijos?

La AEP avisa que los pronósticos de ojo vago mejoran cuanto antes se comience el tratamiento, siendo solo posible recuperar parte de la visión a partir de los 10 años de edad. Dada la importancia de la detección precoz, se realizan diferentes evaluaciones durante los exámenes de los programas de salud infantil.

En los recién nacidos se investigan posibles problemas que impidan la visión como las cataratas congénitas o los párpados caídos. En lactantes y niños pequeños ya se puede detectar el estrabismo y, cuando son capaces de hablar, se procede a valorar la agudeza visual con optotipos, tablas con letras y dibujos. En resumen, entre las señales que pueden hacer saltar las alarmas y hacer que nos planteemos que nuestros hijos puedan tener ambliopía, la Clínica Mayo destaca las siguientes:

  • Un ojo que se mueve hacia adentro o afuera.
  • Esferas oculares que parecen no funcionar juntas.
  • Percepción mala de la profundidad.
  • Entrecerrar los párpados.
  • Inclinar la cabeza.
  • Resultados anormales de las pruebas de detección de la visión.

Tratamientos contra el ojo vago

El primer paso para tratar el ojo vago es, como indica la Sociedad Española de Estrabología y Oftalmología Pediátrica, corregir el origen del problema, ya sea estrabismo, un defecto refractivo, la caída de un párpado o cataratas congénitas. Al mismo tiempo, resulta esencial penalizar la visión del globo ocular sano y estimular la del dañado, una operación que puede llevarse a cabo de distintas formas.

Dicopt estimula la visión del ojo vago gracias a la realidad virtual | Fuente: Dicopt

Métodos tradicionales

El remedio más conocido consiste en tapar con un parche el lado bueno a lo largo de un periodo que dependerá del grado de ambliopía y de la edad del niño. También existen otros métodos de dificultar la visibilidad como las gafas con un cristal borroso o la aplicación de colirios. Para incentivar la actividad del costado afectado, se aconseja seguir el anterior proceso durante momentos como las clases, la lectura, la realización de tareas académicas, el visionado de televisión o las partidas de videojuegos.

Dicopt, estimulación mediante realidad virtual

En esta última línea se centra la novedosa propuesta protagonizada por Dicopt, una terapia basada en la realidad virtual que reduce el tiempo de recuperación y aumenta el compromiso de los pacientes. Tras meses de trabajo de la mano de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, ha obtenido la certificaciones necesarias para una comercialización que apunta a la mejora de la situación de muchos de los afectados.

Aunque actualmente aún se están llevando a cabo ensayos clínicos, ya se han registrado resultados muy positivos en la evolución de la visión binocular infantil y ha sido avalado por numerosos especialistas en oftalmología. Una eficacia que reside en el estímulo del trabajo conjunto de ambos ojos a través de juegos dinámicos, entretenidos y desafiantes, diseñados para aumentar la dificultad progresivamente, generando una continua sensación de recompensa que fomenta la implicación de los usuarios.

El papel de los padres, afirma el CEO de V-Vision Rafael Izquierdo, es vital. Gracias a la propuesta creada por su compañía, una startup que permite digitalizar la terapia visual, podrán ver el progreso de sus hijos de forma regular, una fuente fiable y útil de información tanto para ellos como para los especialistas. Otra buena noticia es el precio asequible de Dicopt, que no requiere de una inversión elevada. Una vez adquirida la licencia, el equipo requerido se limita a un visor para móviles, un mando de juego y un smartphone.

Leave a reply