Educación rechaza que el alumnado de Infantil vuelva a clase este curso

Vicent Marzà y Miguel Soler, durante la Conferencia Sectorial de Educación de esta mañana./ LP

Joaquín Batista, Las Provincias, 14/05/2020

Marzà traslada al ministerio su negativa a que los niños de entre cero y seis años y los alumnos de Especial puedan acudir a su centro en la fase 2 de la desescalada.

La Conselleria de Educación ya ha concretado su propuesta sobre cómo se afrontará la fase 2 de la desescalada en la Comunitat. La idea es que no abra ningún centro de Infantil, la etapa de cero a seis años que cubren tanto guarderías (privadas, públicas o municipales) como los colegios. El planteamiento del Gobierno es que a partir del 25 de mayo, una vez se alcance la siguiente fase del desconfinamiento, puedan funcionar para acoger niños cuyos padres tienen que trabajar de manera presencial. No es una postura compartida por el departamento autonómico. Tal y como ha trasladado el conseller Marzà en la Conferencia Sectorial celebrada esta mañana con el ministerio y el resto de autonomías, su intención es que ninguno de estos centros vuelva a funcionar hasta septiembre. El planteamiento se ha adoptado tras haber analizado la situación con los diferentes agentes implicados, según la nota remitida por Educación.

«En el momento en el que se active la fase 2 nos encontraremos en un contexto de emergencia sanitaria y no en una nueva normalidad. Esta nueva normalidad llegará de cara al próximo curso», ha defendido Marzà, que justifica la decisión en que no se pueden garantizar en este tramo educativo las medidas de seguridad básicas, como la distancia social necesaria entre el alumnado y sus profesores y educadores.

Específicamente, respecto a las escuelas infantiles privadas, que son mayoría, la conselleria recuerda que está abonando a los centros los fondos correspondientes al bono infantil aunque no acudan los alumnos, con el objetivo de paliar las pérdidas económicas generadas por el cierre. Si estas escuelas infantiles abrieran, dice la nota, «automáticamente dejarían de percibir la ayuda de Educación establecida por el estado de alarma y no se podrían mantener económicamente solo con la parte que pagan las familias que decidan llevar a sus hijos e hijas».

Sí que podrán funcionar, incluyendo las municipales, para organizar escuelas de verano a partir del 18 de junio «siempre que garanticen las condiciones que establezcan las autoridades sanitarias en ese momento».

Lo mismo sucederá con los centros de Educación Especial. Al argumento utilizado para el colectivo de Infantil la conselleria alude a «las características específicas que presenta este alumnado», por ejemplo, que muchos de ellos son población de riesgo en el contexto de la pandemia o que en muchos casos «se necesita intervención directa y de contacto diariamente, como en situaciones de crisis epilépticas, alimentación por sonda gástrica, aspiraciones de las vías respiratorias, sondajes o curas».

La vuelta anticipada en la fase 2, aunque muy limitada, sí se contempla para el resto de cursos. Para los que finalizan la ESO (los de 4º), Bachillerato, un grado de FP o enseñanzas de régimen especial los centros establecerán actividades específicas, tutorías o de resolución de dudas y podrán organizar entregas de material, así como repasos para la preparación de las pruebas previstas, como las de recuperación o las de selectividad. La participación será voluntaria y los equipos directivos serán los responsables de organizarlas, respetando las medidas de seguridad, como el mantenimiento de una distancia de dos metros entre personas.

En el caso de Primaria, de 1º a 3º de la ESO y de 1º de Bachillerato, también se podrá acudir para tareas muy similares, aunque se dará prioridad a los estudiantes que hayan tenido más dificultades para seguir la enseñanza a distancia. «Los equipos directivos de los centros decidirán estas actividades específicas para los alumnos indicados y se respetarán todas las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias», dice la nota.

Desde la conselleria han insistido en que los planteamientos trasladados a Madrid se someterán a la negociación pertinente con los diferentes actores de la comunidad educativa a través de encuentros que se producirán la próxima semana.

En cuanto a septiembre, no hay mucha novedad. La conselleria ha pedido al ministerio un aumento de los fondos estatales de cara al nuevo curso y la creación de un grupo de trabajo para las actuaciones a desarrollar en todo el país. Esta medida ha sido aceptada por el Gobierno, y las tareas consistirán en crear protocolos específicos en base a tres escenarios: una vuelta normal, que sea necesario mantener la distancia social (de ahí la idea de ratios máximas de 15 niños) o que un rebrote obligue a un nuevo confinamiento. La idea es tener planes diseñados para poder actuar con agilidad.

Leave a reply