Gobierno, CCAA y rectores pactan aplazar la Selectividad a 217.000 estudiantes

Olga R. Sanmartín, El Mundo, 17/03/2020

Determinarán las nuevas fechas en función de cómo evolucione la pandemia. Las pruebas estaban previstas para antes del 19 de junio. “Ningún estudiante va a perder el curso”, dice el número dos de Educación

El Gobierno, las comunidades autónomas y los rectores de las universidades españolas han acordado este martes “aplazar” la prueba de acceso a la universidad, prevista para hacerse antes del 19 de junio, después de que la epidemia del coronavirus haya forzado a suspender las clases presenciales. Los 217.000 estudiantes de 2º de Bachillerato que este año se presentan a la convocatoria ordinaria de la Selectividad están en vilo por lo que va a pasar con la evaluación.

“Ningún estudiante va a perder el curso por la suspensión de las clases presenciales” es el mensaje tranquilizador que ha tratado de dar hoy el Gobierno.

Los ministerios de Universidades Educación se han reunido por videoconferencia con los representantes de las consejerías autonómicas y los rectores de la Crue para estudiar el retraso de la también llamada EBAU o EVAU, como habían pedido varios campus.

Se ha descartado suspenderla, como reclamaban algunos estudiantes, pero no se sabe cuándo va a tener lugar porque “depende de la duración del estado de alarma o de la suspensión de los espacios educativos”, han indicado fuentes del Ministerio de Universidades. El Gobierno “baraja varios escenarios temporales” y tomará una decisión en función de cómo evoluciona la pandemia.

En el encuentro los rectores han advertido que, “si bien es importante no tomar decisiones precipitadas, tampoco se puede dilatar mucho más la toma de decisiones”. Han subrayado la importancia de que “el aplazamiento de la realización de la EBAU no vaya más allá de la primera semana de julio para garantizar el correcto desarrollo de su corrección y los subsiguientes trámites administrativos”.

Las universidades no tienen muy claro que, con las últimas previsiones que se manejan, vayan a poder retomarse las clases presenciales este curso. “Hemos pasado de un escenario de 15 días a mes y medio; si se aplaza un mes y medio nos ponemos en que se han acabado las clases, que terminan el 3 de mayo”, advierten fuentes de la Universidad Complutense de Madrid.

También se adaptarán los calendarios de matrícula para el próximo curso de acuerdo con las nuevas fechas y se flexibilizarán para “garantizar que el acceso se produzca en términos de equidad y justicia para todos”.

Otro de los temas que se han tratado durante el encuentro ha sido el aplazamiento y la concentración de las prácticas de FP en centros de trabajo, que ahora no pueden hacerse y son necesarias para titular. Esta situación afecta a aproximadamente 398.000 alumnos de FP y FP dual, según fuentes del Ministerio de Educación. Durante la reunión se ha decidido “flexibilizar” las las prácticas necesarias para superar el curso, aunque las fuentes consultadas no han dado detalles de en qué va a consistir esa flexibilización y han afirmado que las iniciativas se concretarán en una reunión de la Comisión de Formación Profesional que se celebrará la próxima semana.

Lo único que se sabe es que, en relación a las pruebas de acceso a la FP de Grado Medio o Superior para quienes no cuenten con los requisitos académicos de acceso a estas enseñanzas, se adaptará el calendario de las pruebas y matrícula y se mantendrá una reserva de plazas para que ningún estudiante se quede sin posibilidades de acceso.

En el encuentro, que ha durado casi cuatro horas, han estado presentes de forma virtual por parte del Gobierno el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana; el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón; la secretaria general de FP, Clara Sanz, y la directora general de Evaluación y Cooperación Territorial, Consuelo Vélaz de Medrano.

Durante la reunión se han analizado “todos los escenarios para garantizar que ningún alumno se ve perjudicado por la suspensión de clases presenciales a causa del coronavirus”, según han informado fuentes del Ministerio de Educación, que han prometido tomar, en colaboración con el Ministerio de Universidades, “las medidas necesarias” para que los estudiantes resulten lo menos afectados posible.

“Nos hemos reunido hoy de forma coordinada con el fin de asegurar que ningún estudiante pierde el curso debido a las circunstancias actuales y también que el acceso a la universidad se producirá en condiciones de equidad y de justicia para todos”, ha afirmado Alejandro Tiana.

Algunas de las propuestas que se han planteado estos días han sido reducir el temario de la Selectividad y no examinar de los contenidos que no hayan sido impartidos (lo ha planteado el sindicato Anpe) o recuperar las clases a final de curso (lo piden los padres de la Ceapa). La patronal de enseñanza privada Cicae reclama, por su parte, aumentar dos semanas el curso escolar, que ahora termina en mayo, mientras que el Sindicato de Estudiantes quiere que no haya prueba este año y que la nota media del Bachillerato se convierta en la nota de corte para acceder a la Universidad (ahora cuenta un 60%). Los estudiantes de Canae recomiendan aplazar los periodos de admisión en las universidades.

Leave a reply